Crónica "GR10 Extem"

Crónica "GR10 Extem"

Pues sí, después de tanto tiempo pensando en el GR10, al final llegó el día.... bueno, en verdad el tema empezó el jueves, preparando mochila, geles, barritas.... todo, porque el viernes a las tres salíamos hacia La Pobleta de Andilla a dejar un coche para volvernos el sábado y luego en tren hacia Puzol, donde pasaríamos la noche del viernes para no tener que madrugar demasiado... La verdad es que estábamos un poco "deshubicados", eso de ir a una Ultra en tren... aún no lo habíamos hecho nunca, jejeje... Cenita en Puzol, en condiciones...botellita de vino y pasta, ideal para coger el sueño pronto, y a las diez y media a dormir. A las cinco, desayuno en el hotel y hacia la salida. Muchos nervios de camino al Polideportivo, y una vez dentro, saludos a la gente, eramos pocos pero conocíamos a bastante gente...más nervios y a salir!!

Ya tenía ganas!! Estaba muy nerviosa y nada mejor que empezar a correr para que se te pasen todos los nervios. Primero un par de kilometrillos de asfalto para salir del pueblo y ya enseguida sendita. Voy un poco torpe, ya no me acuerdo de esto del frontal y no coordino muy bien. Menos mal que vamos en procesoneta y la cosa tira parriba, así no tengo que correr mucho. Miguel me dice que tranqui, que en breve pillaremos un taponcillo porque hay un par de escalones. ¡Fíate del par de escalones!. En fin, llegamos arriba como podemos y una zona de semillaneo y para abajo. Vamos con Ramón, que nos acompañaría hasta el Canal del Garbí, ¡una pena que no pudiera seguir!. Aún es muy de noche, así que no me acuerdo muy bien, sé que pasamos como por una urbanización o así antes de volver a hacer una buena subidita (empezaba en el km.10) que de día tendría que ser muy chula y de nuvo para abajo.

 

Estaba empezando a clarear cuando llegamos a Segart. Km. 14. Las ocho de la mañana. Llevábamos dos horas. Un poco de membrillo, un par de vasos de agua y a seguir. Ya es de día total. Salimos de Segart por carretera, cuesta abajo... mmmm, que bien se iba, pero todo se acaba y enseguida cogemos la sendita que nos lleva a subir el Canal del Garbí que yo tanto temía.... ¡y con razón!. ¡Mare meua que subidita!, primero empiezas bien, sendita chula para arriba pero llevadera, pero de repente parece que alguien se hubiera dedicado a poner un montón de piedras gigantes y ¡sube por donde puedas!. ¡Qué barbaridad!. Había momentos que no sabía por dónde subir y aún menos mal que cuando la cosa ya estaba chunga, estaban las cadenas. En fin, fue un ratillo chunguillo... ¡pero divertido!.

Llegamos arriba por fin, me había adelantado un poco porque a Miguel se le había caído la luz roja trasera y la estaba montando, y pensando que aún llevaba a Ramón detrás, empiezo a trotar con ganas, en teoría estamos a punto de llegar a Serra y ya me apetece. Me alcanza Miguel y vemos que Ramón se nos ha quedado un poco descolgado, seguimos pensando que nos pillaría enseguida y llegamos hasta Serra con un par de chicos que también habían estado este verano en el fiasco del UTMB, y así contándonos las penas, llegamos a Serra. Km. 23. Llevábamos 3:25 de carrera y estábamos genial. Allí estaban Paco y Javi haciendo fotos, y el ver caras conocidas nos animó bastante. Recargamos agua en la camel, pues ahora venía el tramo más largo sin avituallamientos y empezaría pronto a hacer calor, comimos un poco, cogimos los bastones (no se podían llevar hasta entonces) y salimos.

La salida era cómoda, un poco de asfaltillo y te metías en el barranco, allí estaba escondido Angel, haciendo fotos, de nuevo subidón, hay que ver lo que hace ver a gente animando... seguimos y poco a poco nos íbamos acostumbrando a los bastones. Desde el verano que no los cogíamos y primero eran más un estorbo que otra cosa, pero sabíamos que luego serían imprescindibles, por eso decidimos cogerlos. En fin, que después de una subidita por senda muy bonita, llegamos a la zona de pistas, kilómetros y kilómetros de pista, muy buena pista para ir en bici, estaba lleno de ciclistas por la zona. En fin, que me desvío, a ratos trotábamos a ratos andábamos. Íbamos muy bien de tiempo respecto al tiempo de Miguel del año anterior y de momento nos encontrábamos bien de todo, pero aún quedaban muuuchos kilómetros por recorrer, así que no queríamos quemarnos demasiado.

Entonces aún vivía el fore, así que aún sabíamos por qué km andábamos. Km. 31,4 y cinco horas justas. Un reseteo en el fore y a seguir. Más o menos en el 33 o así te desviaban del GR10 y te metían en un PR-SL y se acababa la pista. Senditas varias nos acercaban a Gátova. Se me estaban pasando los kms volando, buena señal decía Miguel, no sé cuánto durará pensaba yo... Ya sabía por Miguel que aunque vieramos Gátova, había que dar un rodeo de unos cuantos kms hasta llegar a ella, así que no me animé mucho en cuanto vi el pueblo, porque primero había que subir a una torre que estaba a tomar por saco y luego otro pequeño rodeo hasta llegar allí. Al final, todo llega y Gátova también. Km 43. 6:35 de carrera. Allí estaban nuestros ángeles de la guarda, Carmen y Pascual, con la mochila que les habíamos dado con geles, comida, ropa... fue una ayuda impresionante. También estaban Javi, Paco, Angel y Agut. Comimos un poco, bueno, una barbaridad. Yo me comí arroz, rosquilletas, bocadillo, cocacola.... y paré porque había que irse, jajaja... Miguel aprovechó ese ratillo para poner a cargar el fore... ¡qué mal momento!.

Al salir de Gatova (llevábamos 45´de ventaja con respecto al tiempo de Miguel del año anterior) venía el otro tramo largo sin avituallamientos. 18 kms hasta Montmayor, ¡y ahora si que hacía calor!. Encima, nada más salir venía una subida de las buenas, así que a poner el diesel y parriba. Ahí Miguel se da cuenta que se le ha roto el cargador del fore, con lo que no podemos recargarlo, así que decidimos apagarlo para no gastar bateria y ya lo pondremos en marcha otra vez cuando se haga de noche. Que putada, porque ahora no sabemos los kms que llevamos ni nada, así que a partir de ahí vamos con mi reloj de pulsera, a mirar la hora de toda la vida y a calcular cuantos kms podemos hacer en una hora.... En fin, seguimos recorriendo kms. Nuestro objetivo es llegar a Sacañet cuando esté anocheciendo, intentar llegar de día nos parecía imposible al salir de Puzol, pero ahora, ya no nos parece tan imposible, y según Miguel, justo antes de llegar a Sacañet hay una bajadita que es mejor pillarla de día, así que ese pasa a ser nuestro objetivo: llegar a Sacañet de día.

El tramo entre Gátova y Montmayor sigue siendo de pista, de vez en cuando alguna sendita para disimular, pero basicamente pista, que tiraba siempre hacia arriba, pero también había tramos para correr. Vamos trotando cuando podemos, y me sorprende que casi en el km 60 siga yo trotando... ¡y aún no hemos tomado ni un gel!. Eso sí, comer, me da la impresión que estoy todo el rato comiendo. Nueces, dátiles, rosquilletas, chocolate, barritas... lo bueno es que llevamos variedad, así no nos cansamos de nada. Y como vamos bien, no queremos empezar a tomar geles por si nos fastidian el estómago. Otro descubrimiento del día fue las pastillas masticables de almax. Nos tomamos dos y nos sentaron genial. En fin, en este tramo, sin saber en qué km andábamos, a la que nos dimos cuenta estábamos en el 60, a dos del avituallamiento. Venía una bajadita y ya estábamos. Qué subidón ver ya por fin el avituallamiento. Se lo venía diciendo a Miguel, cuando llegue a Montmayor es como si ya lo tuvieramos hecho, es como llegar a Torrocelles en la MiM, que me da un subidón quepaqué!! Allí estaban Carmen y Pascual nuevamente, para ayudarnos y apoyarnos en todo momento. Que lujazo poder contar con ellos durante las horas centrales de la carrera!! Eran las cuatro menos cuarto. Habíamos tardado poco menos de tres horas en hacer el tramo Gátova-Montmayor. Lo mejor de todo es que casi, casi teníamos asegurado llegar a Sacañet de día, porque después de reponer, rellenar camel y cambiarme de camiseta, salimos rumbo a Sacañet a las cuatro en punto de la tarde. Por el día anterior habíamos visto que a las seis y cuarto o así aún era de día, así que teníamos poco más de dos horas para llegar, para hacer los 13 kms que nos separaban de Sacañet... ¡yo creo que sí que llegaremos Miguel!.

Allá que nos lanzamos, a partir de Montmayor, el terreno vuelve a cambiar nuevamente, se acabaron las pistas y vuelven las sendas, con más o menos piedras, para arriba o para abajo, pero todo sendas. No llevamos fore, así que no tenemos ni idea de lo que vamos avanzando, pero vamos bien. Km. 70... una foto para inmortalizarlo... Miguel, que llegamos de día... .y vaya si llegamos, llegamos a Sacañet cuando faltaban tres minutos para las seis de la tarde. En menos de dos horas nos habíamos plantado allí... y de día porsupuestísimo. Llegamos y allí estaban nuevamente Carmen, Pascual y Agut.... volvimos a comer rosquis, ¡entramos en un baño por fin!, bebimos, nos cambiamos nuevamente de camiseta y nos relajamos. Ahí estuvimos más rato que en Gátova o Montmayor, yo creo que como ya habíamos cumplido con nuestro objetivo de llegar a Sacañet de día, ya nos daba igual, así que allí estuvimos de xarreta casi veinticinco minutazos. Al final nos decidimos a salir, nos despedimos de nuestros avitualladores y salimos.

Que frio!!!! Aún no habíamos dado dos pasos y tuvimos que volver a parar a abrigarnos más. Se estaba yendo el sol y por momentos iba entrando el frío a lo bestia. Me puse el goretex (menos mal que lo había cogido) y los guantes, y Miguel se puso también los dos chubasqueros que llevaba encima y seguimos. ¡Madre mía que rasca!. Nada más salir del pueblo le digo a Miguel que ponga en marcha el fore, que ya se está haciendo de noche... ¡y el fore que no funciona!. ¡Esto es la leche!. Nos quedamos sin gps para la noche, justo cuando más falta hace, porque durante el día la verdad es que estaba todo super-bien marcado, pero de noche no es lo mismo. Yo empiezo a acojonarme por si nos perdemos, y Miguel me dice que tendremos que ir fijándonos mucho, porque hasta el alto de la Bellida podemos equivocarnos con facilidad. Esa tensión nos hace ir mucho más lentos de lo que íbamos, tenemos algún momento de duda, porque encima vamos más solos que la una, y para una vez que vemos que se nos acerca uno, nos pega una pasada que nos arranca las pegatinas. En fin, que vamos fijándonos mucho y al final, llegamos arriba. Justo cuando ya alcanzamos el alto, nos quedamos casi sin pilas en el fore, con lo que tenemos que parar a cambiarlas para la bajada... también lo podríamos haber pensado en el avituallamiento... el Led es lo que tiene, mucha luz pero poca autonomía.

En fin, que después de todo, conseguimos alcanzar Canales a las siete y media de la tarde. Llevamos 13:30 de carrera y estamos en el km. 82. Esto ya está hecho!! Nos tomamos una cocacola que habíamos cogido en Sacañet, algún trocito de membrillo y a seguir que solo faltan 10 kms y medio. Salimos de Canales a las 19:35 de la noche... aunque es tan de noche que parece que sean las tres de la madrugada... En el avituallamiento de Canales decidimos tomarnos un gel de cafeina. Más pensando en que teníamos que volver en coche a Castellón y así estaríamos más despejados cuando llegaramos a meta... lo lógico vamos, tomarse un gel para volver en coche... y como me sentó el gel... ¡me lo tendría que haber tomado antes!. De repente me pegó un subidón impresionante y cuando al fin vimos Andilla (aunque en eso era igual que Gátova, se veía pero nuuuunca se llegaba)... empezamos a correr en serio. Un poco demasiado tarde le dije a Miguel que si apretábamos igual bajábamos de 15 horas.... Miguel no se imaginaba que fueramos tan bien de tiempo, y aunque lo intentamos no pudo ser. Nos costó 1:26 los diez kms que separaban Canales de La Pobleta.

Al final entramos en meta en 15:01, con una sonrisa de oreja a oreja y con la sensación de que esto se había hecho corto No sé cómo decirlo pero no hubo ningún momento de esos que dices, pero qué hago yo aquí, no tuve ninguna pájara, ningún bajón, mantuvimos un ritmo constante de principio a final. El peor tramo fue el de Sacañet-Bellida, pero más por la tensión de no llevar gps y el miedo a perdernos que a otra cosa. En fin, que nada más llegar a meta, nos pusieron la medalla de Finisher, nos cambiamos, teníamos el coche justo en el arco de meta (cosas de haber cambiado la llegada, creo que se acordaron de nuestro coche a la hora de montar el arco), nos comimos unos macarrones y antes de que nos entrara el muerming nos volvimos a Castellón. A las once ya estábamos en casa. La organización estuvo genial, mejoraron mucho la señalización con respecto al año anterior (según Miguel), y el trato que nos dieron en cada momento fue exquisito. Nada que reprochar. Desde luego, el año que viene si nos vuelve a cuadrar, pienso repetirlo, ¡porque me ha gustado mucho!.

Irene Edo

Puedes ver algunas fotos de las que hicimos pinchando aquí.

Compártelo en facebook

 

Escribir un comentario

Deja tu comentario y será publicado inmediatamente.


Código de seguridad
Refescar

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.